“Acerté cuando tomé la decisión de dedicarme al sector asegurador”

Entrevista a Javier Sancho, colegiado de Castellón

Su actividad es diferente de la de otros mediadores, por cuanto ASECOL desarrolla su actividad bajo el paraguas del Colegio de Médicos de Castellón. ¿Qué supone estar vinculado a esta institución?
El Colegio no es nuestro paraguas, es el accionista mayoritario de la Correduría. La diferencia de ASECOL mas que en quien sea su dueño, esta en la especialización, hay Corredores especialistas en flotas, transportes, etc, y nosotros lo hemos hecho en la sanidad. Esto hace que un porcentaje muy alto de nuestros asegurados sean médicos, elevando el nivel de exigencia al máximo, ya que no solo son clientes, también son dueños por la participación que tiene el Colegio en ASECOL. Por otra parte, el acceso es más fácil ya que se están asegurando en “SU” propia Correduría.

¿Cuándo y en qué circunstancias se constituye ASECOL?
A final del 1998 en un principio como agentes, hasta tener la autorización de Correduría a primeros de 1999.

¿Cuáles son los productos que ofrece a los facultativos de Castellón?
Los productos abarcan todo el espectro asegurador, aunque la responsabilidad civil profesional, los seguros personales y patrimoniales y los de ahorro inversión son los mas comunes. Nuestra filosofía no es la de colocar productos, tratamos de hacer trajes a medida, el prêt-à porter ya lo hace la banca.

¿Hay mayor cultura aseguradora entre el colectivo profesional de los médicos que en otros ámbitos?
No, en ese aspecto son como cualquier otro colectivo profesional, la necesidad se la tenemos que hacer ver nosotros con nuestra labor de asesoramiento. Solo en el caso de la responsabilidad civil profesional sienten una mayor inquietud y preocupación, probablemente debido a las desorbitadas condenas que salen continuamente en prensa.

¿Desde cuándo está vinculado al sector?
Comencé muy joven en 1988. Mis estudios y trabajo estaban en otro sector totalmente distinto. Fue una decisión difícil, dejé un buen trabajo y sueldo, a mi familia y una novia, para poner mas de 1.000 kilómetros de distancia e irme a Barcelona a trabajar en una de las Corredurías mas importantes por aquel entonces, UBK, ahora desaparecida. Una vez pasado el periodo de formación inicial, me enviaron a Mallorca donde comencé a trabajar y ganar experiencia hasta que me ofrecieron abrir la delegación de Castellón y, más adelante, la de Valencia. Luego ya llegó la etapa en ASECOL. Echando la vista atrás a estos casi 29 años creo que el balance es positivo y acerté cuando tomé la decisión de dedicarme a esto.

En su caso observa la vida de los colegios profesionales desde un doble punto de vista. ¿Cuáles son las principales diferencias, teniendo en cuenta la colegiación obligatoria de los médicos?
El de Mediadores, lo veo más directamente al ser miembro de la junta directiva. El de médicos, más como un espectador de primera fila al tener el despacho dentro del mismo. Las líneas de trabajo son similares, defensa de la profesión, la deontológica profesional, formación continua, creación de servicios de calidad y valor añadido para los colegiados etc. La obligatoriedad de estar colegiado sí es una diferencia fundamental, ya que hace que la OMC tenga una representación del 100% frente a los legisladores. Nuestro Consejo General, sin la colegiación obligatoria y con la dispersión en las distintas asociaciones lamentablemente no tiene la misma representatividad. La unión hace la fuerza, se tendría que colegiar todo el mundo con independencia de luego pertenecer o no a una asociación.

Noticia anteriorPróxima noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend