N 89 | Alaquás, mucho más que su castillo

Alaquàs es una ciudad perteneciente a la provincia de Valencia, en la comarca de l’Horta Sud que cuenta con 30.297 habitantes. Uno de los grandes reclamos turístico de este municipio es su castillo, también conocido como el Castillo de las Cuatro Torres o Palacio de los Aguilar, que el pasado mes de abril, cumplió 100 años como Monumento Histórico y Artístico.

El municipio de Alaquàs recibe su nombre de la adaptación del árabe (al- aqūās) que significa “los arcos”. Aunque es cierto que nunca se supo con certeza a que arco se refería o si hoy en día sigue existiendo. Lo que si tienen claro los historiadores es que Alaquàs fue una alquería de origen musulmán hasta el año 1238, que fue conquistada por Jaume I quién le dio la titularidad a Bernart Castelló. Desde ese momento, esta alquería fue pasando de manos en manos hasta que llegó a ser patrimonio privado de Luis Pardo de la Casta.

Fue este conde el que mandó a construir su castillo en el año 1582, siendo declarado Monumento Histórico y Artístico el 26 de abril de 1918, tras un intento de derribo y Bien de Interés Cultural el 1 de diciembre de 1999.

El actual Castillo de Alaquàs es el resultado de un gran proyecto constructivo datado a principios del s. XVI. La estructura principal, y con ella la totalidad del espacio construido en sus diversas plantas, se concluye en el propio siglo XVI, aunque con ciertas modificaciones respecto al plan de obra inicial.

Su construcción se vio precedida de una profunda explanación de un área urbana consolidada desde el siglo XIV y con ella la antigua Casa Señorial. El objetivo fue el de emprender una gran reforma urbana que aspiraba no sólo a la construcción del Castillo, sino también a la edificación de la que años más tarde será la iglesia parroquial.

A partir de 1918, con el fin de los señoríos, se inició un proceso de expolio del Castillo para aprovechar sus materiales, principalmente su madera, como elemento meramente comercial. La respuesta social fue inmediata, los intelectuales emplearan todos sus esfuerzos para impedir esta aberración; gracias a las gestiones de Mariano Benlliure, a través de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, se conseguía que el 26 de abril el Rey Alfonso XIII firmara una Real Orden según la cual el Castillo de Alaquàs era declarado para su salvaguardia Monumento Histórico y Artístico Nacional.

Durante los primeros años del siglo XX el Castillo es propiedad de diferentes propietarios, hasta que el primer Ayuntamiento democrático en abril de 1979, presidido por Albert Taberner, impulsó e inició un largo proceso que tenía como objetivo la recuperación del Castillo como espacio público, que culminó el 3 de enero de 2003, cuando con el apoyo y la aprobación de todas las administraciones públicas, el Ayuntamiento consiguió la ocupación del monumento.

Entre las curiosidades de este castillo destacan los túneles que se han encontrado y que se cree que enlazaban con otras poblaciones cercanas como Torrent, Paterna o Aldaia. También hay que decir que su uso actual es para eventos como conferencias, exposiciones e incluso la celebración de los Moros y Cristianos. Una de las estancias más conocidas del castillo es la Sala de la Torre que destaca por sus pinturas de embarcaciones y el pórtico de la entrada muy parecido a la Lonja de Valencia.

Otro de los lugares a los que hay que acercarse es la nueva torre que se alza a la entrada del pueblo, tras ser demolida la original del castillo. Es diferente y está un poco alejada de la fortaleza, pero de inmediato evoca el castillo de Alaquàs.

Un monumento de gran relevancia en la ciudad es la Iglesia Parroquial de la Asunción situada en la plaza de la Iglesia. Ésta se encuentra unida al castillo y su construcción parece datar de 1649, pese a la presencia de detalles góticos. De este edificio destaca principalmente su decoración de azulejos de los siglos XVII o XVIII y el retablo mayor, junto a algunas obras de las escuela de los Juanes de Valencia.

Tampoco podemos olvidar la Iglesia de la Mare de Déu de l’Olivar, con planta de arquitectura religiosa valenciana: nave, capillas entre contrafuertes, ábside pentagonal y galería corrida parte superior, obedeciendo a un estilo de iglesia de reconquista que alberga la imagen de la patrona de la villa en su interior.
En septiembre, tienen lugar las fiestas mayores de Alaquàs, cuamdo la localidad se viste de gala para recibir sus días grandes y celebrar la Asunción de la Virgen, el día de San Miguel, la Virgen del Olivar y el Cristo de la Buena Muerte.

Dentro de la gastronomía típica de este municipio destacan sus arroces, preparados de formas muy diversas y con muy variados ingredientes. Sobresalen la paella, el arroz caldoso, el arroz a banda, el arroz al forn, las ollas de carnes… En cuanto los postres, no puedes irte de Alaquàs sin probar sus tradicionales cocas, elaboradas para todos los gustos: con tomate, verduras, cebolla…

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend