Autos, seguros a pesar de todo

15327827_lEl ramo de Autos encara 2013 con las incertezas propias de la situación económica por la que está pasando Europa y, particularmente, España. La disminución en el número de matriculaciones de vehículos nuevos se une a la incertidumbre generada por la entrada en vigor de la Directiva de Igualdad de Género, que ha obligado a eliminar el criterio del sexo en la tarificación de las pólizas. Todas estas cuestiones han sido abordadas por las entidades con estrategias diferentes pero coincidentes en un hecho: la adopción de medidas de tipo innovador para hacer frente a un mercado maduro, pero en constante evolución.

Desde las compañías se reconoce que el periodo transcurrido hasta ahora ha sido complicado. Así, desde Mutua Levante se señala que “hay que reconocer que estos últimos años han sido muy duros a todos los niveles, caída de las ventas, constantes bajadas de primas, agresividad de mercado, entorno económico negativo, etc”, aunque también subrayan que “hay que afrontar el presente ejercicio con optimismo y con una clara apuesta por la calidad de servicio, productos y valor añadido, retomando y considerando que la satisfacción del cliente es parte fundamental para la evolución de nuestro negocio, teniendo muy presente el tándem calidad precio”.

El diagnóstico es parecido desde Caser. D. Juan José Hernández, Director Territorial Levante (Dirección Comercial de Agentes y Corredores de Caser) entiende que la crisis sigue afectando de lleno al sector del automóvil. Según Hernández, “en 2012 hemos visto como el número de matriculaciones volvía a caer respecto al año anterior, alcanzando las 699.589 unidades frente a las 808.059 unidades de 2011. Lógicamente, esta evolución negativa repercute en nuestro sector”. Desde Caser, pese a que 2013 “será un año complicado”, aportan motivos para el optimismo, “como los buenos resultados que está obteniendo el Plan PIVE”.

Sin duda, la contratación de nuevas pólizas ha caído durante el último ejercicio debido a la caída en la venta de vehículos nuevos, que en algunos casos, como Mutua Levante, ha llevado a implantar “campañas especiales de contratación sobre el Plan Pive del Gobierno y en definitiva un cambio de estrategia que permita buscar nuevos nichos de mercado”.

Parque automovilístico envejecido
Una consecuencia directa de la caída de ventas es el envejecimiento del parque automovilístico español que, pese a lo que se pueda pensar, no implica un repunte en la siniestralidad. Hernández aporta un dato revelador: “en general, en tiempos de crisis la siniestralidad disminuye ya que el uso que se hace del vehículo es menor. De hecho, la siniestralidad en las carreteras españolas ha disminuido en 2011 y 2012, con un menor número de víctimas mortales, por lo que, si bien este efecto es lógico que se produzca a largo plazo, por el momento no se percibe como consecuencia de la reducción de la frecuencia de siniestralidad derivada del menor uso”.

Los datos de 2012 confirman esta afirmación. Según un estudio hecho público por UNESPA con los resultados del sistema CICOS en el año 2012 se produjeron en España cerca de 1,8 millones de accidentes leves de tráfico (1.777.184), lo que comúnmente se conoce como “golpes de chapa”. Esto representa una reducción del 6,9 % respecto al año anterior (130.736 accidentes leves menos). La causa principal de esta reducción es la menor utilización del vehículo privado desde el inicio de la crisis (el consumo de hidrocarburos para automoción ha caído más de un 15% en los últimos cinco años).

Todas las Comunidades Autónomas registran descensos. Los mayores se han registrado en Castilla la Mancha, única comunidad que baja dos dígitos (-10,23%), Murcia y La Rioja. Cada día se producen 4.869 accidentes de chapa, lo que representa que cada 18 segundos hay un siniestro leve en algún punto de España.

En el caso de las aseguradoras esta consecuencia no se nota tanto en la cuenta de resultados de las entidades como en las prestatarias de la garantía de asistencia en viaje, pues el actual entorno económico hace prescindir al usuario de las correspondiente y convenientes revisiones de mantenimiento, tal como se señala desde Mutua Levante.

Otra cuestión relacionada es que la crisis económica sigue empujando a los conductores a abandonar sus vehículos en el taller ya sea por no poder hacer frente a la factura o porque directamente no les sale a cuenta reparar su viejo utilitario. De ahí que los talleres españoles hayan enviado al desguace 1.300 turismos abandonados por sus propietarios en sus instalaciones en 2012, un 8% más en comparación con el año anterior, según un informe presentado por la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM).

Innovación obligada
El de Autos es un ramo ciertamente maduro con, a priori, poco espacio para la innovación. Pero desde las entidades no se renuncia a la introducción de novedades en las coberturas. Para Mutua Levante “sin lugar a dudas estamos obligados a evolucionar conjuntamente con las necesidades de los usuarios, bien con nuevas garantías acompañadas de servicios y valor añadido”. En la misma línea se pronuncia Juan José Hernández ya que, en su opinión, “siempre hay lugar para la innovación. De hecho el sector del automóvil es uno de los más innovadores, está en permanente evolución y por tanto, su seguro debe ir acorde a dicha evolución, adaptándose a los avances y novedades en prestaciones y servicios adicionales que aporten valor al producto. En Caser hemos ido aportando siempre novedades al producto para hacer la venta más fácil a nuestros mediadores y seguiremos en esa misma línea”.

Directiva de Igualdad
Hay otros temas para el debate en este ámbito. El mercado de Autos se ha visto sacudido, a final del año 2012, por la entrada en vigor de la Directiva de Igualdad de Género, que ha eliminado la discriminación por razones de sexo en la tarificación de los seguros y que ha podido llegar a suponer un aumento del 30% en el precio de un seguro de autos para mujeres. Caser ha aplicado escrupulosamente este cambio normativo, unificando los precios de tal manera que el sexo no sea ya un parámetro diferencial en el cálculo del precio. “Pero en cualquier caso”, señala Hernández, “el género, era tan sólo un factor más entre los que se utilizan para evaluar el riesgo y es la suma de todos esos factores los que configuran el precio final del producto. En ese sentido, Caser seguirá ofreciendo a sus clientes soluciones a medida que se adapten a sus circunstancias y necesidades reales”.
No obstante, hay compañías, como el caso de Mutua Levante , que desestimaron este factor del baremo para calcular los seguros de autos, por lo que suprimió hace años la distinción por sexo del conductor, adaptando las tarifas en función de parámetros distintos.

Noticia anteriorPróxima noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend