Catarroja: L’Albufera en el área metropolitana

Puerto de Catarroja

L’Horta Sud no es percibida, ni mucho menos, como un destino turístico. Sin embargo en sus pueblos encierra sorpresas como las que encontramos en Catarroja, que combinan el patrimonio natural con el arquitectónico. Empezamos nuestro recorrido por lo que, todavía, no se ve: la Villa romana, cuya puesta en valor definitiva se llevará a cabo en los próximos años. Se trata de uno de los enclaves arqueológicos más interesantes de la comarca, dado que era un punto productor de vino y aceite que partía desde Sagunt con destino a Roma.

El Palau de Vivanco, actual ayuntamiento, es una construcción del siglo XVIII con un huerto anexo, que actualmente es la plaza mayor de la población. En su fachada conjuga el estilo neoclásico con elementos ornamentales del Barroco tardío.

La Església de Sant Miquel es de estilo neoclásico, y su construcción data del siglo XVIII. En su entorno hay evidencias de la época musulmana.

Además de estos edificios monumentales Catarroja cuenta con un interesante catálogo de construcciones privadas en las que se combina el modernismo de principios del siglo XX con una fuerte impronta del art-deco de la década de los 30, sin olvidar los sinuosos trazados del casco viejo, Les Barraques, el antiguo barrio de pescadores.

Pero, sin duda, el principal atractivo de esta localidad de l’Horta Sud es el Port, origen de un canal que discurre hasta el lago de l’Albufera. Enclavado en el Parque Natural, fue en su momento uno de los motores económicos del pueblo gracias a la pesca. Actualmente, y aunque la actividad pesquera sigue, es un punto de ocio y verdadero protagonista de las fiestas mayores, que se celebran en septiembre, así como de otros eventos populares como “Sant Pere al Port”, una romería en barca que culmina con una misa en el lago, así como el concurso de vela latina.

Unos kilómetros más allá del puerto, y sguiendo el trazado del Barranc de Xiva, encontramos el Tancat de la Pipa, un espacio recuperado por el Ministerio de Medio Ambiente en el que se recrean las condiciones de l’Albufera antes de la industrialización, y en la que se puede observar la flora y la fauna del lago disfrutando de un largo paseo.

Volviendo al casco urbano, el Mercado Municipal es un edificio de especial interés que data de 1926 con planta rectangular y esquinas achaflanadas, al que se accede a través de seis puertas. De la misma época es el Colegio Esteban Paluzie de cuya estructura se conserva el bloque principal.

Además, Catarroja cuenta con una notable oferta museográfica, como el Museo Antonia Mir de pintura, el Museo Etnográfico de la Escuela de Capataces Agrícolas o la Casa-Museo del escultor Alfonso, sin olvidar la oferta cultural del Teatre Auditori de Catarroja, el TAC.

Noticia anteriorPróxima noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend