Doris Sommer: “El arte ayuda a curar, es una pausa que nos hace a todos iguales e invita a conversar”

Doris Sommer, profesora de Lenguas Romances y Literatura y de Estudios Africanos y Afroamericanos de la Universidad de Harvard, y fundadora de la ONG Cultural Agents, impartió una conferencia bajo el título “La salud de los clínicos: el arte como terapia preventiva”, organizada por la Fundación ASISA y celebrada en el Hospital Universitario HLA Moncloa de Madrid.

El director médico del centro, Dr. Carlos Zarco, destacó el compromiso de la profesora Sommer con la promoción de las artes y las humanidades como recursos o incentivos sociales que fomentan la creatividad y la escolarización, contribuyendo al desarrollo de las comunidades de todo el mundo.

En su intervención, la profesora Sommer aseguró que la intención de su ponencia era “hacer una propuesta y conversar sobre un desafío importante” y abrió el diálogo a partir de una noticia: los médicos canadienses recetan a sus pacientes visitas a los museos y los seguros de salud cubren 50 visitas al año prescritas por los médicos.

A partir de este planteamiento, Sommer presentó el proyecto en el que colaboró en Lima para acabar con la tuberculosis, donde utilizó el teatro foro y Pre-textos como protocolos pedagógicos. Durante tres horas, 80 promotores de salud, pacientes, médicos y enfermeros expusieron en una tragedia los principales problemas a los que se enfrentan en su día a día (la violencia de género, la falta de agua, la dificultad de los transportes y la tuberculosis). Una vez realizada la tragedia, los espectadores podían interrumpir en las escenas para aportar cambios y soluciones a esos problemas. Para Doris Sommer, este tipo de acciones pedagógicas son “algo sencillo, neutral, que cabe donde quiera, aterriza orgánicamente donde quiera. Hagan su pregunta, digan cuáles son sus problemas, hagan sus tragedias en torno a un problema colectivo, representen el problema e inviten a la intervención”.

El arte como terapia preventiva

Tras estas experiencias, la profesora Sommer afirma que “el arte ayuda a sanar, en cualquiera de sus facetas, y ahora estamos pensando en el por qué”. Y esto, para la profesora, puede ser porque “el arte es una pausa para todos y nos hace a todos iguales, hace que el paciente no se sienta víctima y el profesional médico no se siente tan responsable. El arte es una pausa que libera y que permite la conversación entre personas. Además, en la condición creativa del ser humano, el arte hace que no existan víctimas”.

En este sentido, la profesora Sommer desatacó que el 50% de los hospitales en Estados Unidos tienen algún programa dedicado a las artes o cómo en el Reino Unido existen hospitales que forman a sus profesionales para utilizar el arte en las consultas. A su juicio, estos datos muestran la capacidad del arte para prevenir enfermedades, también entre los profesionales sanitarios, ámbito en el que recordó que la tasa de suicidios es el doble que en otras profesiones.

La profesora Sommer cerró su intervención animando a los profesionales médicos a “darse cuenta de la oportunidad que tienen como investigadores de estar a la vanguardia de una práctica que se va a reconocer como normal”.

En el cierre de la sesión participaron la Dra. María Tormo, directora de Planificación y Desarrollo de ASISA, que agradeció la asistencia de la profesora Sommer y el interés de su ponencia, y el consejero delegado de ASISA, el Dr. Enrique de Porres, que destacó la “necesidad de trabajar en la humanización de la asistencia sanitaria” y reconoció que “aunque no tengamos metodologías claras, tenemos la obligación de mejorar nuestra capacidad de relacionarnos con los pacientes”.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend