El tercer encuentro de corredores del Colegio de Valencia apuesta por la mejora empresarial del sector

Cerca de un centenar de profesionales llenaron el salón de actos de las nuevas instalaciones del Colegio Profesional de Mediadores de Seguros de Valencia para asistir este jueves 7 de noviembre al III Encuentro de Corredores con el título “La transición del corredor profesional a empresario”.

Mónica Herrera, presidenta del Colegio de Valencia, aprovechó la presentación del evento para “poner a disposición de todos los colegiados” las nuevas instalaciones, al tiempo que presentó el nuevo dossier de servicios editado por la institución.

Philippe Marugán, de la comisión de Corredores del Colegio, hizo un llamamiento a corredores y agentes a destacar “el valor añadido de nuestra profesión, de la que no solemos sacar pecho”. En este sentido señaló que “somos mentores y transmisores de la cultura financiera” que se echa de menos en la sociedad. También tuvo unas palabras de agradecimiento para la comisión encargada de la reforma del Colegio, destacando que el objetivo ha sido “generar valora a nuestra profesión, por lo que ahora debemos potenciarlo con más contenidos y servicios”.

El también integrante de la comisión de Corredores, César Barrón, reflexionó sobre la posición de la profesión con un completo análisis del momento actual de sector. Barrón destacó como principales debilidades del colectivo de corredores el exceso regulativo, la posición del canal bancaseguros “que pese a la nueva Ley Hipotecaria no ha variado en sus prácticas”, la falta de corporativismo y la falta de dimensión. Por contra, las “buenas noticias” para los corredores son, en su opinión, el aumento de la cuota de mercado, paralelo a la pérdida, por primera vez, de bancaseguros y a la “alta valoración de la mediación a pesar del entorno”. Centrándose en el Colegio de Valencia se felicitó por ser “el segundo colegio de España”,

Barrón desgranó como “las grandes amenazas” para los corredores la distribución a través de otros sectores o la digitalización, mientras que las oportunidades son, bajo su punto de vista, el repliegue de otros canales, la formación continua, la profesionalización y, sobre todo “la mejora como empresarios”.

Precisamente ese punto fue en el que profundizó Floren González, socio directivo de Delta Asesores, que fue presentado por el socio fundador de la firma, Francisco Valero. González señaló cuatro vectores para la mejora empresarial de las corredurías de seguros: avanzar hacia una estructura adecuada, planificar, determinar los objetivos de la empresa y establecer un decálogo empresarial como guía de su actuación. Y todo ello, bajo su punto de vista, debe ir de la mano de una adecuada estructura fiscal, “preparando la empresa para todos los escenarios que se puedan plantear en el futuro”.

El socio directivo de Delta Asesores profundizó en cada uno de los puntos aportando ejemplos prácticos desde la experiencia de más de 50 años de la firma, algo que le permitió ampliar la explicación sobre los diferentes tipos de sucesiones desde el punto de vista fiscal, haciendo especial mención al carácter de empresa familiar de una buena parte de las corredurías de seguros.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend