Irene Garrido, exsecretaria de Secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa: “No se pueden introducir incertidumbres y vaivenes, porque en Economía todo está basado en la confianza”

Este lunes se celebró la primera reunión del grupo de trabajo “REACTIVACIÓN 2 0 2 1”, con formato webinar, organizada por Fundación Inade y su promotora la consultora Inade, Instituto Atlántico del Seguro. El grupo está coordinado por Adolfo Campos Carballo, director de ambas organizaciones, e integrado por el presidente de la Fundación, José Ramón Santamaría Barreiro y distintas sociedades de corredurías de seguros y dos asociaciones de corredurías de seguros. El objetivo de estas reuniones es hablar sobre la reactivación del sector asegurador y de la economía en general de cara a la segunda mitad del 2020 y la primera mitad del 2021.

La videoconferencia comenzó con una nueva sección, “Reflexiones para la reactivación”, que cada semana correrá a cargo de un periodista especializado en la industria aseguradora. Fue inaugurada por Guillermo Piernavieja, director del Grupo Aseguranza, que recordó que el mediador es emprendedor por naturaleza y que hoy debe serlo más que nunca: “la palabra sería reinvención”. En su opinión este proceso que vivimos podría ser beneficioso “si nos planteamos un cambio de mentalidad en las empresas, si pasamos del modelo tradicional e individualizado a otro más moderno, colectivo y colaborativo, algo así como innovar sobre la innovación”.

La segunda invitada de la mañana fue Irene Garrido Valenzuela, profesora de Economía en la Universidad de Vigo y Secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa entre 2016-2018. Irene Garrido afirmó que “la fuerte repercusión que está teniendo esta crisis puede originar una contracción sin precedentes de la actividad económica”. Si bien es cierto que “España ha tomado buenas medidas para mitigar los efectos inmediatos, ahora tiene que tomar medidas para controlar el déficit y fomentar la reactivación”.

Irene Garrido fue presidenta del Instituto de Crédito Oficial entre el 2014 y el 2015, por lo que Adolfo Campos, moderador de la reunión, le preguntó sobre la labor de esta institución, a lo que respondió: “El ICO es una institución contra cíclica que ha actuado como proveedor de liquidez en los momentos más difíciles. Actúa cuando se producen fallos en el mercado”.
Garrido también habló sobre otras instituciones, como el Banco de España o el Banco Central Europeo. Sobre el BCE afirmó que “ha sido de los que han tomado medidas con mayor premura y contundencia. Hay que optar por estrategia a medio/largo plazo para ganar credibilidad y confianza. No se pueden introducir incertidumbres y vaivenes, porque en Economía todo está basado en la confianza”.

Por último, animó al sector asegurador por su solidez y la solvencia de sus cuentas y balances: “El conocimiento del mercado hace que siempre se haya estado a la altura. Yo lo he experimentado en mi etapa de Secretaria de Estado de Economía. No hay más que ver con la generosidad que se ha respondido en esta crisis”.

El segundo invitado de la mañana fue Roberto F. Quelle, licenciado en Derecho y especializado en Seguridad Social, ocupa el puesto de director de la oficina de Vigo de Antea Prevención.

La primera pregunta formulada por Adolfo Campos fue qué papel han tenido las empresas de prevención de riesgos laborales (PLR) ante la crisis del COVID-19, a lo que Roberto Quelle respondió que su papel ha sido crucial: “los servicios de prevención hemos aportado información a las empresas en función de las diferentes fases para que se puedan dar respuestas a las necesidades. Es importante que en función del nivel de riesgo se puedan adoptar unas y otras medidas en el desplazamiento, el desarrollo, la pausa y la salida del trabajo”.

El director en Vigo de Antea explicó algunos puntos del protocolo básico: “establecer entradas escalonadas, eliminar el uso de huella digital o desinfectarla en cada uso, evitar los saludos y colocar una solución hidroalcóholica en la entrada, incluso en cada puesto de trabajo”. Insistió en que el lavado de manos es la medida principal de control y prevención y que en espacios cerrados es conveniente utilizar la mascarilla y extremar las precauciones.

Sobre los análisis PCR, Roberto Quelle recordó que está pautado cuándo y a quién se debe hacer: “Hacerlo de forma genérica no procede, porque la disponibilidad de estas pruebas es limitada”.
Por último, hizo una pequeña reflexión sobre el teletrabajo desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales: “El teletrabajo no es nuevo y ya está establecido en el Estatuto de los Trabajadores. Ahora mismo la situación recomienda el uso del teletrabajo siempre que sea posible y por ello cada trabajador debe realizar una autoevaluación para tener claro que el lugar de trabajo cumple con una serie de requisitos”. Y recordó que se debe tener especial cuidado con los riesgos psicosociales, que son el “enemigo invisible”, debido a la situación de aislamiento.

La reunión finalizó con la intervención de Fernando Peña, director de la Cátedra Fundación Inade-UDC, que reflexionó sobre su dictamen “Responsabilidad Civil por contagio del COVID-19” y con la tertulia del grupo de trabajo.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend