Jorge Cebreiros, presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra: “Las decisiones del gobierno generan incertidumbre e inseguridad jurídica entre los empresarios”

Esta mañana Inade, Instituto Atlántico del Seguro, en colaboración con Fundación Inade, celebró la séptima videoconferencia del grupo de trabajo “crisis COVID-19”, formado por distintas sociedades de corredurías de seguros y dos asociaciones de corredurías de seguros. En esta ocasión, se unieron a la reunión Jorge Cebreiros Arce, presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, Jordi Rivera Saganta, CEO de DAS España y Rafael Urrutia de Diego, director General en SURNE Seguros y Pensiones.

El primer invitado, Jorge Cebreiros, afirmó que desde la organización que preside son especialmente críticos con las decisiones que está tomando el Gobierno, ya que las diferentes resoluciones y decretos “generan incertidumbre e inseguridad jurídica entre los empresarios”. Cebreiros niega ser pesimista, “pero los datos que nos están llegando no nos están haciendo pensar en un escenario leve”. Además, Cebreiros considera que el Gobierno ha “criminalizado” a los empresarios, señalándolos como los culpables del COVID-19 y de los despidos producidos”.

El presidente de la CEP dibujó el escenario socioeconómico gallego: “el mes de marzo cerró con 3.700 empresas en ERTE fuerza mayor, bien porque han sido obligadas a cerrar o bien porque sus ingresos descendieron un 75%, 205.000 trabajadores afectados por un ERTE y 42.000 autónomos han pedido cese de actividad.

Adolfo Campos, director de Inade y moderador de la reunión, preguntó a Jorge Cebreiros su opinión sobre los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, teniendo en cuenta la prohibición de reestructurar la plantilla durante seis meses una vez levantado el Estado de Alarma. El presidente de la CEP respondió que “puede resultar una trampa para los empresarios porque no se han dictado los detalles. Los empresarios estamos pidiendo que los ERTEs se prorroguen más allá del Estado de Alarma, porque no podemos garantizar la reanudación de la actividad económica al día siguiente del levantamiento de las medidas”.

Con respecto a los autónomos, Jorge Cebreiros apuntó que “desgraciadamente estamos valorando que hasta 800.000 autónomos en España que no regresen a su actividad una vez finalizado este periodo, con una parte proporcional en Galicia del 5-6%. En España 1.300.000 autónomos están afectados por el cese temporal de la actividad, esto puede ser solución para algún autónomo, pero no para los que tengan varios trabajadores a su cargo. A estas alturas, 42.0000 ya han pedido el cese definitivo de su actividad”.

Cebreiros atisba un escenario de futuro realmente malo: “una caída en torno al 10% PIB, inflación contenida por la caída de precios, caída del consumo, caída del nivel adquisitivo de los trabajadores, endeudamiento de España en torno al 110% del PIB… Esta situación no tiene nada que ver con la crisis de 2008, va a haber que afrontar una subida de impuestos para implementar nuevas medidas en el ámbito de la Sanidad”.

El segundo invitado de la mañana fue el CEO de DAS España, Jordi Rivera Saganta, que considera que “la consecuencia principal del COVID-19 para DAS será la ausencia de negocio por falta de actividad comercial, exceptuando las pólizas de renovación anual. El mes de marzo fue muy bueno porque veníamos de la actividad anterior, pero en abril el nuevo negocio ha caído un 70% y se ha disparado la siniestralidad”.

Respecto a como afectará esta crisis a los distribuidores de seguros, Jordi Rivera lanzó un mensaje positivo: “La gran ventaja de nuestro sector es que tenemos cartera, no vivimos del nuevo negocio que hacemos cada día. El sector está aguantando bien el impacto, aunque para los mediadores dependerá del tamaño de su cartera. Nuestra posición es estar al lado de los mediadores, que son nuestro canal. Hoy por hoy estamos viendo que se pueden dar fusiones entre mediadores”.

Por último, y coincidiendo con otros invitados a estas reuniones, el CEO de DAS España comentó que atisba una recuperación económica en V con un segundo palo más largo. Según Jordi Rivera, serán clave en la recuperación “las acciones que de forma proactiva se realicen desde las grandes empresas para poner en marcha al país de forma más rápida. Tenemos unas bases económicas mejores que en 2007 y gente más preparada. No tenemos ninguna burbuja económica encima de la mesa, sino un shock temporal de demanda y actividad”.

El último invitado de la mañana fue el director general de SURNE, Rafael Urrutia, que explicó que la posición de la compañía desde el principio de la crisis ha sido “no dar mensajes desconcertantes y anunciar medidas que después hubiera que rectificar a la vista de cómo se estaban desarrollando los acontecimientos. Nuestra política va de mano de los corredores. Las medidas que podamos aplicar de flexibilización o incentivación comercial, las hemos planteado de cara al corredor”.

También expuso a los invitados su punto de vista del teletrabajo, sobre el que considera que “el coronavirus ha acelerado un camino natural”. No obstante, desde su punto de vista “hay caras del teletrabajo que no se están poniendo de manifiesto, como la conciliación. El teletrabajo es bastante invasivo en la vida personal y familiar, por lo que será un proceso de progresiva implantación”.

Además, Urrutia considera que el teletrabajo es un complemento, “hay actividades que necesitan una proximidad, en nuestro caso, estar cercanos a la red de distribuidores es vital” y que influirá también en las pólizas de accidentes, “la selección del riesgo deberá incorporar matices que ahora no incorpora. ¿Cuánto dura la jornada de trabajo? ¿Está el hogar equipado con las medidas de seguridad necesarias? ¿Tendrían que venir los técnicos de Prevención de Riesgos Laborales a nuestras casas?”

Adolfo Campos le preguntó si cree que el sector asegurador proporcionará alguna solución de futuro para el riesgo de epidemia/ pandemia o si seguirá siendo un riesgo no transferible, a lo que respondió cuestionando el papel del Consorcio de Compensación de Seguros: “Habrá que valorar si el Consorcio debiera intervenir. El ramo de caución y crédito sí ha solicitado su intervención, como ocurrió en 2008, quizás sea necesaria una coordinación internacional como riesgo extraordinario. De forma privada se podría asumir, lo hemos estado analizando pero dependerá de la evolución de la propia epidemia”.

Siguiendo en la línea del futuro, el invitado compartió cuál es según él la clave para salir de esta situación: “la colaboración, entre mediadores y tomadores, entre países, entre entidades y mediadores…”. Y sobre cómo afectará a SURNE esta crisis, “nos resentiremos por el lado de los ingresos, pero podremos mitigar estos riesgos. Somos optimistas, no estamos posicionados en sectores o ramos especialmente dañados por esta situación, por lo cual esperamos poder seguir atendiendo todas las necesidades que se planteen”.

La reunión finalizó con una nueva cita el próximo jueves 24 de abril.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend