N98 | La obligacion en la Comunidad Valenciana del seguro de daños e incendios en las comunidades de propietarios

Por Juan Manuel Gracia Tonda. Abogado. Mompó Despacho Jurídico

En un edificio de vecinos es bastante habitual que surjan situaciones comprometidas como consecuencia de la ocurrencia de diferentes sucesos, en los que puede no quedar muy claro quién es el responsable que debe asumir los costes de la reparación o bien otro tipo de siniestros que den lugar a una cuantiosa derrama para todos los propietarios. Para evitar este tipo circunstancias que pueden dar lugar a enfrentamientos entre vecinos y al mismo tiempo mantener el bloque en perfectas condiciones, siempre es recomendable contratar un seguro de comunidad con las coberturas que los vecinos estimen oportunas.

Aunque la Ley de Propiedad Horizontal no especifica de forma expresa que los edificios de pisos deban contar con un seguro que cubra los daños causados en el inmueble, en determinadas comunidades autónomas sí es obligatoria la suscripción de una póliza de este tipo, en concreto para cubrir los daños a terceros y los daños por incendio.

En la Comunidad Valencia es obligatorio en la Comunidades de Propietarios el seguro de daños e incendios, en virtud de la ley 8/2004 de 20 de octubre de la Generalitat (ART. 30 de la citada Ley), cumpliéndose la disposición transitoria de suspensión de la obligación con la publicación del Decreto 1/2015, de 9 de enero, del Consell, por el que se aprueba el Reglamento de Gestión de la Calidad en Obras de Edificación

Señalamos a los efectos de la aplicabilidad del seguro de daños e incendios que el día 23/3/2011 se publicó en el DOGV el Decreto 25/2011, de 18 de marzo, del Consell, por el que se aprueba el libro del edificio para los edificios de vivienda.

El objeto de tal Decreto es establecer, para los edificios de vivienda o alojamiento, la documentación de la obra ejecutada, que constituirá el libro del edificio, conforme a la vigente legislación de ordenación y la de fomento de la calidad de la edificación.

Dicho Decreto entró en vigor a los 3 meses de su publicación, es decir el día 22/6/2011.

Además, en dicho Decreto se indicaba que hasta que no se aprobase el libro de gestión de calidad de la obra, debería entregarse el libro de control de calidad en obras de edificación de viviendas vigente por ley de Edificación, pero en fecha 12 de enero de 2015 se publicó  en el DOGV el Decreto 1/2015, de 9 de enero, del Consell, por el que se aprueba el Reglamento de Gestión de la Calidad en Obras de Edificación, entrando en vigor en fecha 11.4/2015 con lo queda cerrado el circulo.

Con ello se aclara que la obligación transitoria cumple su obligación y se aplica a partir de la fecha señalada de entrada en vigor del Decreto 1/2015 que establece la exigibilidad del libro de la edificación.

Respecto a las coberturas obligatorias de un seguro de comunidad de vecinos son:

  • Incendio: el artículo 45 de la Ley 50/1980  establece que por el seguro contra incendios el asegurador se obliga dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato a indemnizar los daños producidos por incendio en el objeto asegurado, considerándose incendio la combustión y el abrasamiento con llama, capaz de propagarse, de un objeto u objetos que no estaban destinados a ser quemados en el lugar y momento en que se produce.
  • Responsabilidad civil: dado que los imprevistos de cualquier inmueble pueden provocar daños a terceras personas, este seguro se hace cargo del pago de las indemnizaciones y fianzas que la comunidad tenga que abonar.

Y con respecto al objeto a asegurar son las zonas comunes de todo el inmueble, entendiendo por tales:

  • Suelo, vuelo, cimentaciones y cubiertas.
  • Elementos estructurales y entre ellos los pilares, vigas, forjados y muros de carga.
  • Las fachadas, con los revestimientos exteriores de terrazas, balcones y ventanas, incluyendo su imagen o configuración, los elementos de cierre que las conforman y sus revestimientos exteriores.
  • El portal, las escaleras, porterías, corredores, pasos, muros, fosos, patios, pozos y los recintos destinados a ascensores, depósitos, contadores, telefonías o a otros servicios o instalaciones comunes, incluso aquellos que sean de uso privativo.
  • Los ascensores y las instalaciones, conducciones y canalizaciones para el desagüe y para el suministro de agua, gas o electricidad, incluso las de aprovechamiento de energía solar.
  • Las instalaciones de agua caliente sanitaria, calefacción, aire acondicionado, ventilación o evacuación de humos.
  • Las instalaciones de detección y prevención de incendios.
  • Las de portero electrónico y otras de seguridad del edificio, así como las de antenas colectivas y demás instalaciones para los servicios audiovisuales o de telecomunicación, todas ellas hasta la entrada al espacio privativo.
  • Las servidumbres y cualesquiera otros elementos materiales o jurídicos que por su naturaleza o destino resulten indivisibles.
Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend