“Las corredurías tienen que ganar tamaño incorporándose a entornos colaborativos”

Javier Barberá, presidente del Consejo General de Mediadores, apuesta por que las corredurías “se integren en entornos colaborativos donde, manteniendo la propiedad de la cartera, el negocio y los puestos de trabajo, ganen peso y volumen”. Así lo ha declarado durante su participación en las Jornadas del Seguro organizadas por el Colegio de Asturias.

“La dificultad cada vez mayor de cumplir las exigencias legales, administrativas y de mercado hacen que el tamaño se convierta en un elemento de selección natural”. Para Barberá, “los nichos siempre existirán, pero convivirán, sin problema, con agrupaciones de empresas que comparten recursos, tecnología, marca, sistemas de gobernanza o exigencias legales y medioambientales”. En opinión del presidente del Consejo General, “un entorno colaborativo del que formen parte varios pequeños negocios mediadores permitirá importantes progresos en eficiencia, crecimiento y beneficios”.

Durante su intervención en Asturias, Barberá se ha mostrado optimista con respecto a la situación actual de la mediación recurriendo a varios datos: “casi el 70% de las pólizas que se contratan en España están mediados y el 60% en lo referente a primas, una tendencia que se mantiene año a año. Además, la distancia del negocio mediador con respecto al de banca-seguros, durante el último año, se ha ampliado un 6%”.

Barberá también ha resaltado el papel que ha jugado la formación en la mejora de la mediación donde “hace unos años se llegaba por herencia o por accidente con niveles formativos muy dispares. Hoy, tanto los estudios superiores como la incipiente FP dual aportan profesionales cada vez más preparados, nativos digitales y con una idea de gestión empresarial clara”.

En alusión a las dificultades a las que la mediación está haciendo frente, Barberá ha destacado, entre otras: “la competencia, muy agresiva y, en algunos, casos incumpliendo la ley”, en referencia a la mala praxis en la comercialización de seguros; “el exceso de regulación, difícil de cumplimentar administrativamente y desproporcionada con respecto al tamaño y tipología del negocio mediador; el nuevo Real Decreto sobre formación que rebaja hasta en un 40% el nivel de capacitación que se exige para entrar en la profesión y abre la mano a una posible apertura descontrolada de supuestos centros de formación”, así como “el acelerado proceso de digitalización, que exige medios, inversión y constancia”.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend