Los propietarios de viviendas cada vez confían más en los seguros de impago de alquiler

Los meses de pandemia han afectado al mercado del alquiler mucho más allá de la paralización durante el confinamiento. Los importes de las rentas son, ahora, algo más económicos en las grandes ciudades (hasta un 9,43% en Madrid, un 11% en Barcelona y un 2,4% en Islas Baleares, según Idealista) debido a que existe mucha más oferta provocada por la desaparición de alquileres turísticos y la acumulación de viviendas vacías durante la primavera. La delicada situación económica también ha supuesto un aumento de la morosidad: hasta un 15%, según la Asociación de Propietarios de Vivienda en Alquiler (ASVAL).

Estos cambios en el mercado han hecho que propietarios e inquilinos tengan un mayor margen de negociación de condiciones y que se pida una mayor profesionalización de la firma de los contratos para la seguridad de ambas partes. Entre estas medidas se incluye la búsqueda de agentes inmobiliarios o contratar un seguro de impago que garantice el buen entendimiento entre arrendador y arrendatario.

La compañía de seguros de Defensa Jurídica, ARAG, confirma la tendencia al aumento en la contratación de sus seguros de Impago de Alquiler durante el 2020. “En marzo del 2020, al inicio de la declaración del Estado de Alarma, hubo un estancamiento de la nueva producción de seguros de Impago debido a la imposibilidad de propietarios e inquilinos de poder alquilar”, explica Juan Carlos Muñoz, director comercial de ARAG. “A partir de junio, las contrataciones empezaron a recuperarse y durante los meses de verano llegaron a crecer hasta llegar a un 33% con respecto al 2019”, apunta Muñoz.
Con respecto al importe medio de las rentas aseguradas, en ARAG no se ha reflejado una variación importante de un año a otro, manteniéndose en 640€. Por encima de esta cifra solamente se encuentran las provincias de Madrid y Barcelona, con rentas medias que rozan los 800€.

“Estos meses hemos reforzado el valor de las coberturas de nuestras pólizas. No solamente son importantes las garantías de impago, sino también la resolución de consultas legales, como, por ejemplo, la forma de tramitar una rebaja temporal del alquiler al inquilino”, apunta Juan Carlos Muñoz. Este tipo de modificaciones constatan la búsqueda de soluciones por parte de inquilinos y propietarios y que han sido una constante en los últimos meses.

De hecho, según la Encuesta Continua de Hogares (Unespa), en el periodo 2013-2019 las viviendas en alquiler han crecido 13 puntos más que las viviendas totales. Cada día de estos siete años, el parque de viviendas en alquiler ha crecido en 180 unidades. En cambio, el parque de viviendas en propiedad ha menguado. El mayor riesgo que encara un propietario que pone un inmueble en alquiler es el impago. Indican que la media de prestaciones acumuladas por impagos registrada en la base de datos es de unos 3.200 euros; la mitad de los casos está ya por encima de los 2.750 euros.

El Observatorio Español del Seguro del Alquiler (OESA) predice que en 2021 este crecimiento continuará y más del 30% de los nuevos contratos de alquiler incorporarán un seguro de Impago.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend