N101 | Entidades y COVID-19: hacia la atención telemática

Uno de los cambios profundos que ha dejado la pandemia es el aumento del teletrabajo. Y el sector de la salud no es ajeno al uso de las tecnologías para relacionar a los profesionales con los pacientes, como hemos visto estos meses.

La crisis derivada de la covid-19 ha mostrado la eficacia de la telemedicina, que ha contribuido a disminuir la propagación de la enfermedad y a reducir la presión sobre el personal médico. Lógicamente, en ningún caso esta manera de ejercer la medicina sustituirá a la presencial, pero sin duda ha venido para quedarse, tal como nos señalan en los artículos posteriores a este reportaje los representantes de FIATC, ASISA y SegurCaixa Adeslas, entidades que han apostado durante la pandemia por potenciación de la telemedicina con resultados más que satisfactorios.

Aunque el interés por la telemedicina ya había comenzado a despegar en los últimos tiempos, la pandemia ha acelerado este crecimiento y ha terminado por convertir a este tipo de soluciones en una opción generalizada. Así, el último estudio de Cigna, “covid-19 Global Impact” indica que más de la mitad de los españoles (57%) optaría por acceder a consultas médicas online si tuviese la oportunidad, un porcentaje muy superior al 48% registrado en enero de este mismo año.

La posibilidad de acceder a atención sanitaria desde cualquier lugar ha sido una de las ventajas de la telemedicina que más ha destacado en los últimos meses, demostrando su papel clave en el cuidado de la salud y bienestar de las personas. De hecho, tal y como muestra el informe de Cigna, de la mitad de los españoles que actualmente estarían dispuestos a usarla, 6 de cada 10 señalan que su principal uso sería realizar consultas médicas acerca de patologías o síntomas leves, tales como resfriados, dolores de estómago o erupciones cutáneas. Además, la posibilidad de obtener prescripción de recetas, contar con asesoramiento en cuanto a especialistas médicos, acceder a terapia psicológica online, realizar el seguimiento de patologías crónicas o mejorar el estilo de vida serían los otros usos principales de la telemedicina para los españoles.

La doctora María Sánchez, e-Health Medical Manager de Cigna, señala que “los pacientes son cada vez más conscientes del valor de la digitalización en cuánto al cuidado de su salud y bienestar, por lo que parece fácil prever que el interés por gestionar su salud a través de la tecnología no dejará de crecer en los próximos años”.

No obstante, tal y como alerta Sánchez, “aunque todo parece indicar que su demanda continuará aumentando, parte de este crecimiento se producirá siempre y cuando se incida en la reducción de la brecha digital entre el ámbito urbano y rural, y se supervise que todas las soluciones cumplen escrupulosamente con las regulaciones GDPR”.

Además de la brecha digital, la telemedicina plantea otro tipo de dilemas. En este sentido, un reciente informe de la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) recoge consideraciones éticas y deontológicas en relación a la telemedicina en el acto médico, ya que la situación que ha generado la pandemia era impensable hasta hace poco tiempo y desconocida para todos, planteando muchas dudas acerca de lo ocurrido y de cómo dar respuestas que además de responsables sean oportunas y acertadas.

En el ámbito médico-sanitario, la pandemia ha obligado a replantear el ejercicio de la propia Medicina, no solo en ámbitos clínico-asistenciales, sino también en la forma de comunicación entre los propios profesionales sanitarios y entre estos y los pacientes. Esta situación, ha impulsado a la telemedicina como una alternativa tecnológica y organizativa que permite atender a los pacientes en determinadas condiciones, facilitar su acceso al sistema sanitario o favorecer la seguridad del paciente y del resto de la población como ha ocurrido durante la pandemia.

Dada la permanente evolución de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs) que posibilitan nuevas formas de interacción tanto social como profesional, la e-consulta, desde videoconferencia, teleasistencia, telefonía u otros medios, son herramientas de un extraordinario valor que con un uso adecuado y apropiado en cada caso y situación, pueden servir de ayuda a los pacientes, al reducir visitas a los hospitales y centros de salud, prestarles una atención cercana, prescindir de traslados evitables, ante todo de los más vulnerables o disminuir riesgos para pacientes y acompañantes.

De ahí ha surgido la necesidad, y siempre bajo los principios deontológicos que rigen la relación médico-paciente, de poner en marcha las e-consultas cuando sea aconsejable y posible. En este momento lo más frecuente seguirá siendo la llamada telefónica con videoconferencia, o sin ella.

Intentar que los pacientes tengan la posibilidad y se sientan conectados a sus médicos en caso de necesidad y favorecer la respuesta del médico, a dudas, revisiones o cambios en el estado de salud de los pacientes, es otro de los objetivos prioritarios de la telemedicina.

Por ello, destaca el informe, es relevante considerar siempre la relación beneficio/riesgo de cualquier decisión, ponderando de forma idéntica o similar el beneficio con el menor riesgo para la salud y para los pacientes, lo que sin duda reforzará la relación médico-paciente.

También es una exigencia ética adaptar la actividad clínica aprovechando al máximo las opciones y oportunidades que ofrecen las tecnologías de la información (TIC) y la inteligencia artificial (IA), que no solo tienen un dinamismo vertiginoso, sino que el estado actual sanitario provocado por la pandemia obliga a utilizar al máximo.

Otro de los objetivos descritos en este informe se centra en consensuar desde la profesión médica, lo que se debe y no se debe hacer. El desarrollo tecnológico y en especial de las TICs y la normalización social de sus usos y aplicaciones obligan a actualizar las normas deontológicas vigentes del año 2011 e incluso las incluidas en el actual borrador en proceso de aprobación por la Asamblea General que les afectaban.

El uso de la telemedicina provocado por la actual crisis sanitaria, concluye el informe, puede ayudar a reflexionar si en periodos posteriores, con menor presión, un mayor y prudente empleo de la telemedicina reporta beneficios en el uso ajustado de los recursos (materiales y humanos) liberando parte de ellos para hacer sostenible el sistema y mejorar la justicia distributiva.

Ejemplos de innovación
Uno de los ejemplos de la apuesta de las entidades aseguradoras por la telemedicina lo encontramos en DKV, que ha atendido de forma telemática el 50% de las consultas médicas durante la pandemia para dar una respuesta ágil y descongestionar centros sanitarios.

No en vano, más de 10.500 personas han recibido consejo clínico a través de la app Quiero cuidarme Más, la propuesta de telemedicina de DKV para ayudar a descongestionar el sistema sanitario.

Esta iniacitiva cuenta con la colaboración la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), que se sumaron a #MedicosfrentealCovid, con un llamamiento a médicos para que destinaran, de manera altruista, parte de su tiempo a atender las consultas de la ciudadanía, a través de la app Quiero Cuidarme Más.

Esta aplicación contó con la colaboración de más de 840 médicos inscritos como voluntarios, que respondieron a las consultas de los ciudadanos a través de esta aplicación. Del total de consultas, un 38% de las preguntas estuvieron relacionadas con la sintomatología de la covid-19, el 41% son consultas generales, y un 14% están vinculadas a tratamientos médicos. La app Quiero Cuidarme Más , que desde inicios de marzo es gratuita y accesible para toda la ciudadanía, ha sido empleada por 4.918 clientes de DKV y por 5.595 otros ciudadanos.

La receta electrónica es otra de las cuestiones en las que DKV ha avanzado, con la presentación a sus clientes el sistema REMPE (Receta Electrónica Médica Privada), homologado por la Organización Médica Colegial de España. Este servicio permite completar el proceso de telemedicina, ya que permite obtener recetas sin salir de casa.

Los clientes de la aseguradora pueden solicitar una cita con un médico que será atendida de manera electrónica por video o chat a través de la app Quiero Cuidarme Más, descargable desde las stores de Apple y Android. Durante la consulta el médico puede prescribir cualquier fármaco de manera que al finalizar la misma, el usuario recibirá la receta de manera automática en su app, para más tarde poder retirar dicho medicamento en cualquier oficina de farmacia. Una vez en la farmacia, para conseguir el suministro del medicamento solo se deberá presentar la receta recibida en el móvil, o el DNI, sin necesidad de ningún otro papel.

La Receta Electrónica Médica Privada (REMPE), homologada por la Organización Médica Colegial de España (OMC), sirve para emitir órdenes de prescripción y tratamiento de medicamentos en el ámbito privado y asegurador, y su dispensación desde las Oficinas de Farmacia.

Por su parte, ASISA ha lanzado durante la pandemia su nuevo servicio de telemedicina Asisa LIVE, al que podrán acceder los asegurados de salud de ASISA cuando y desde donde quieran. Esta nueva plataforma digital de cuidado, atención y videoconsulta de ASISA permitirá, sin ningún coste adicional, pedir cita para mantener consultas médicas a distancia desde sus dispositivos móviles u ordenador de la especialidad que el asegurado necesite.

Inicialmente, las especialidades disponibles en la plataforma son: cardiología; cirugía general digestiva; dermatología; digestivo; endocrinología; geriatría; hematología y hemoterapia; medicina del deporte; medicina general; medicina interna; nefrología; neumología; obstetricia y ginecología; oncología; otorrino; pediatría; psicología; psiquiatría; reumatología; traumatología; urología.

Asisa LIVE se une a las herramientas de telemedicina que ASISA ya tenía a disposición de sus clientes (chat móvil, doctor virtual, etc.) y refuerza la apuesta de la compañía por la digitalización y la medicina personalizada y de calidad.

Ante la pandemia, contundente respuesta del sector
Además de las innovaciones tecnológicas y de servicio, las aseguradoras se movilizaron desde el primer momento para atender al colectivo de los profesionales sanitarios, verdadera punta de lanza en la lucha contra la covid-19 con la habilitación de un fondo solidario de más de 38 millones de euros.

El pasado 7 de abril, UNESPA anunció el compromiso de más de un centenar de aseguradoras de constituir un fondo solidario dotado de 38 millones de euros para proteger a los profesionales sanitarios y de las residencias de mayores que luchan más directamente contra la covid-19 en España. Esta iniciativa sectorial busca reconocer la extraordinaria labor y el esfuerzo personal que estos profesionales realizan durante la pandemia.

Las aportaciones de las aseguradoras han permitido a UNESPA suscribir, en nombre y representación de 109 entidades, un seguro de vida gratuito que cubrirá el fallecimiento de quienes cuidan de la salud de todos los ciudadanos afectados por el coronavirus, así como un subsidio para aquellos profesionales que resulten hospitalizados. El capital asegurado en caso de fallecimiento por causa directa de la covid-19 asciende a 30.000 euros por persona, que percibirán sus beneficiarios. El subsidio de hospitalización, entre tanto, conllevará el pago de 100 euros al día al profesional ingresado siempre que su estancia hospitalaria supere los tres días y hasta un máximo de dos semanas. Es decir, los pagos oscilarán entre los 400 y los 1.400 euros por persona.

La protección tiene una vigencia de seis meses, a contar desde el inicio del estado de alarma. Es decir, se cubrirá a todas aquellas personas del colectivo asegurado que sean hospitalizadas o fallezcan a causa directa del coronavirus desde el pasado 14 de marzo hasta el próximo 13 de septiembre de 2020, ambos días incluidos. La cobertura tiene, por lo tanto, carácter retroactivo.

Los perfiles de los sanitarios que cuentan con esta protección gratuita aparecen detallados en el anexo de la presente nota de prensa. La documentación que deben aportar así como las vías de contacto para remitirla se encuentran detalladas en la siguiente página web: https://www.unespa.es/que-hacemos/coronavirus/.

De acuerdo con las estimaciones realizadas, el seguro de vida y el subsidio por hospitalización da cobertura a través de este instrumento a más de 700.000 personas en todo el país. La industria del seguro ha constituido la mayor póliza colectiva de este tipo jamás suscrita en la historia de España para respaldar a quienes se encuentran en la primera línea de la lucha contra la covid-19.

En caso de que la siniestralidad sea menor que el fondo constituido, el importe sobrante se destinará a apoyar la investigación sobre el coronavirus.

Efectos en las entidades
Lógicamente, la pandemia ha tenido efectos importantes en el funcionamiento de las entidades aseguradoras más allá de la atención a sus clientes. Así, los ingresos de las aseguradoras por primas a cierre del primer trimestre de 2020 se situaron en 16.699 millones de euros, un 6,83% menos que un año atrás. El descenso se debe, principalmente, a los efectos de la crisis sanitaria y el confinamiento decretado para hacerle frente el pasado 14 de marzo. El impacto sobre el negocio será, en todo caso, más palpable en los datos sectoriales del segundo trimestre. Es importante destacar que durante la situación excepcional que vive España en estos momentos, el sector asegurador continúa prestando servicio a sus clientes y preserva unos niveles de solvencia elevados que superan con creces las exigencias que marca la regulación.

Las entidades también han analizado internamente estos efectos. Es el caso de Unión Alcoyana, que reunió telemáticamente a más de 300 mediadores para analizar los principales retos que la situación actual plantea al sector asegurador y a la compañía en estos momentos de incertidumbre. Tal como indicó su consejero delegado, Enrique Jorge Rico, “sensibilidad y flexibilidad deben ser los principios rectores que rijan el día a día en esta crisis”.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend