N103 | Los planes de pensiones en los Presupuestos Generales del Estado

Por Ignacio Beneyto. Abogado. Despacho Jurídico Beneyto Abogados

Una de las medidas fiscales que se están actualmente barajando en las negociaciones que se siguen para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado es la eliminación o, al menos, la reducción de los incentivos fiscales a las aportaciones para los Planes de Pensiones individuales, algo que podría suponer, de aprobarse finalmente, el principio del fin de este tipo de producto de ahorro.

Las intenciones del Gobierno son potenciar, en detrimento de los Planes de Pensiones Individuales, los Planes de Pensiones de Empleo (o de Empresas) lo que beneficiará a la banca y a las aseguradoras en su comercialización y perjudicará a la mediación de seguros.

Los mediadores de seguros son un actor importante en la comercialización y en el asesoramiento de los Planes de Pensiones individuales al que acude una parte importante de la población española. Dada la multitud de productos existentes en el mercado, el papel de los mediadores es clave para asesorar a los clientes a la hora de su contratación, así como a la hora de rescatarlos. El mediador de seguros vela por los intereses del cliente (mediante la proximidad, la formación y sobre todo, la profesionalidad) lo que le otorga un valor fundamental para la correcta elección del producto y su gestión.

El principal atractivo de los Planes de Pensiones individuales, junto con la iliquidez, es su fiscalidad, dado que tienen una importante reducción de la base imponible general en la declaración de la renta de las personas físicas, con un máximo de 8.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo.

Si finalmente se aprobara esa eliminación de los incentivos fiscales se perdería su principal atractivo y, por tanto, el interés en ellos.

Esa medida fiscal tiene su origen en una de las recomendaciones realizadas por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) argumentando que suponen un importante coste fiscal para el Estado y tienen un carácter regresivo desde el punto de vista de la desigualdad al focalizarse en rentas altas y, por tanto, sin que sirva de instrumento de estímulo al ahorro previsional a largo plazo como complemento al sistema público de pensiones para las rentas medias y bajas. Teniendo en cuenta la fiscalidad en el momento de la jubilación, las comisiones del plan de pensiones y la tasa de preferencia intertemporal, la evaluación de la Airef era que no se alcanza dicho objetivo de estímulo al ahorro y que, incluso, puede resultar negativo para un conjunto amplio de ahorradores.

El Consejo General de Colegios de Mediadores de Seguros se ha venido posicionando en contra de las medidas fiscales incluidas en los Presupuestos Generales del Estado para 2021 dado que desincentiva y penalizan el ahorro de una parte importante de los ciudadanos españoles, dejándoles desprotegidos frente a la jubilación, considerándolo el mayor ataque contra el sector asegurador en los últimos años (junto con las medidas que pretenden aprobar a través de los Presupuestos y que le afectan como es la subida de impuestos a las primas de seguros y la subida del IVA a los seguros privados de salud).

La alternativa que plantea el Gobierno son los Planes de pensiones de empleo (PPE) como sistemas de previsión social complementarios a la prestación de la Seguridad Social para la jubilación (incapacidad o fallecimiento), plantes que son promovidos por una empresa (o institución pública) en beneficio de su empleados. 

Las empresas los ponen a disposición de los empleados para que de forma voluntaria complementen su pensión pública en el momento de la jubilación, bien de forma íntegra bien gradualmente siendo el mecanismo de aportaciones tanto por cuenta directa del trabajador como por cuenta de la empresa como parte de las retribuciones aparte del sueldo.

Sin embargo, con estos últimos productos no está claro todavía el papel que pueden tomar los mediadores de seguros en su distribución dado que el Gobierno pretende impulsar su contratación mediante atractivas deducciones fiscales aplicables (aún mayores que las actuales de los planes individuales), pero también mediante la constitución de un gran fondo público (cuyos objetivos son la extensión a autónomos y pymes, “introducir competencia” frente a los privados como expresamente ha anunciado el Gobierno e incentivar el ahorro).

Si bien estos planes inicialmente eran promovidos por grandes empresas, se ha ido ampliando la oferta buscando ampliar el abanico al tejido empresarial español (principalmente formado por pymes y autónomos) y actualmente tienen acceso al mismo, aunque con estos planes del Gobierno quedarán, previsiblemente, fuera de la distribución de los mediadores de seguros.

Conviene ir anticipándose a la posible medida política para buscar alternativas para los clientes de productos de ahorro para la jubilación que pueden distribuir los mediadores. Entre las principales alternativas están:

-PIAS o Planes Individual de Ahorro Sistemático. Seguros de vida-ahorro especialmente diseñados para recibir aportaciones periódicas (mediante ahorro normalmente mensual), que tienen la posibilidad de recuperar el dinero en cualquier momento, garantizando la inversión y siendo más flexibles que los planes de pensiones.

– Unit Linked. Se estructuran a través de un seguro de vida, de manera que una pequeña parte de la inversión siempre irá destinada a la póliza del seguro, mientras que el resto será lo que se invierta (en cestas de fondos de inversión dependiendo del riesgo que se quiere asumir y el objetivo de la inversión). En el Proyecto de Ley de distribución de seguros (que debe sustituir al actual Real Decreto Ley 3/2020) sigue impidiéndose a los corredores de seguros la percepción de comisiones por estos productos, limitándose a los honorarios.

– Fondos de Inversión. Son otra alternativa a los planes de pensiones aunque totalmente diferentes y hasta hace pocos años ajenos a la mediación de seguros. Un fondo de inversión es un vehículo que reúne el dinero de diversos ciudadanos o compañías para invertirlo de modo conjunto, delegando en un gestor la capacidad de decidir dónde hacerlo. Con una sola inversión, se puede tener distintas acciones o bonos en cartera.

Las principales aseguradoras están promoviendo entre sus mediadores de seguros la distribución de estos productos que se venían comercializando por los asesores financieros. Es evidente que la formación y las exigencias en la comercialización de este tipo de productos alternativos es mayor, por lo que solo los mediadores con una cierta estructura podrían estar capacitados para abordarlos.

Es evidente que, entre la desproporcionada regulación del sector, las exigencias legales, las interminables obligaciones de información y la agresiva competencia de otros actores del mercado, se exige una mayor profesionalización del sector de la mediación de seguros que puede garantizar el éxito en el futuro.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend