N106 | La digitalización en el ámbito asegurador

Por Pedro J. Canut. Director general de Coloriuris.

Un Servicio Cualificado de Confianza es un servicio electrónico regulado por la Unión Europea mediante el Reglamento 910/2014, de 23 de julio (más conocido como Reglamento eIDAS) para dotar de confianza a las transacciones realizadas de forma electrónica con la misma fuerza jurídica que las transacciones en el mundo desconectado consistente en:

  1. La creación, verificación y validación de firmas electrónicas, sellos electrónicos o sellos de tiempo electrónicos, servicios de entrega electrónica certificada y certificados relativos a estos servicios, o
  2. la creación, verificación y validación de certificados para la autenticación de sitios web, o
  3. la preservación de firmas, sellos o certificados electrónicos relativos a estos.

Los servicios cualificados de confianza despliegan sus efectos, por ejemplo, en el acceso a sitios web, la identificación electrónica, la celebración de contratos online, la notificación por medios electrónicos, la publicación de páginas y/o documentos electrónicos en sitios web, etc.

Nos detendremos en el servicio cualificado de confianza consistente en la generación de sellos electrónicos de tiempo (timestamping) dado que es la herramienta fundamental para posibilitar la digitalización de los procesos (contratación, notificaciones, prueba digital…) con la máxima garantía jurídica; un sello electrónico de tiempo es una firma electrónica que incorpora una marca de hora que proviene de una fuente de tiempo segura (como por ejemplo los relojes atómicos del Real Observatorio de la Armada).

Los sellos electrónicos de tiempo cualificados gozan de una presunción iuris tantum de exactitud de la fecha y hora que indican y de la integridad de los datos a los que la fecha y hora estén vinculadas (artículo 41.2 Reglamento eIDAS)

Por su parte la Ley 6/2020, de 11 de noviembre, reguladora de determinados aspectos de los servicios electrónicos de confianza, ha modificado el artículo 326 de la Ley 1/2000, de 7 de enero de Enjuiciamiento Civil, añadiendo un apartado 4, y consagrando la presunción de veracidad de las evidencias generadas por los Prestadores Cualificados de Servicios de Confianza:

«4. Si se hubiera utilizado algún servicio de confianza cualificado de los previstos en el Reglamento citado en el apartado anterior, se presumirá que el documento reúne la característica cuestionada y que el servicio de confianza se ha prestado correctamente si figuraba, en el momento relevante a los efectos de la discrepancia, en la lista de confianza de prestadores y servicios cualificados…/…»

La gran ventaja para el mediador radica, no sólo en el ahorro de costes, sino en que la tecnología que se pone a su disposición es la misma que empiezan a utilizar bancos y aseguradoras (aunque todavía haya entidades que comportándose como un Juan Palomo digital se empecinen en certificarse a sí mismas generando documentos unilaterales con nulo valor probatorio).

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend