#N85 | Fernando Romay, el valor de la diferencia


El momento estelar de la mañana lo protagonizó el ex-jugador de baloncesto del Real Madrid y de la selección española Fernando Romay. El mítico pívot ofreció una charla motivacional durante la que repasó su vida profesional y que supuso una reivindicación de la formación, la constancia, el trabajo en equipo y la adaptación a los cambios. El primero de los mensajes que Romay transmitió al auditorio fue la “necesidad de creer en tí mismo, ya que es lo que te hace crecer y poner en valor tu potencial”. El medallista en Los Ángeles 84 instó a los profesionales a “huir del bloqueo ante el miedo”, así como a comprometerse para entrar en accción: “eso es vivir”, aseguró.

Con suculentas anécdotas sobre los grupos humanos que conformaron tanto el equipo merengue como el combinado nacional, Romay cifró como clave el “respeto a la herencia que otros te han dejado, porque si no lo pones en valor no aprenderás nada de esta vida”.

El camino al éxito no es sencillo. Esto lo quiso dejar claro Romay desde el primer momento, enumerando una serie de pasos para llegar al objetivo final: “ser válido, y después aprender a ser valioso”, sin saltarse ningún paso y afrontando los pequeños retos de cada día. Y todo con el valor del equipo: “tú eres tu equipo. Si haces grande a tu equipo, el equipo te hará grande a ti. Una sentencia que vale para el deporte, pero también para el mundo de la empresa, al igual que la indicación de “mirar siempre a tu alrededor y ser siempre perseverante, poniendo en valor hasta el mínimo detalle”.

Romay recordó las frases de algunos de los entrenadores con los que tuvo la suerte de trabajar, como Antonio Díaz Miguel o Lolo Sáinz para advertir al público que “tan efímera es la gloria como la miseria”, insistiendo en la necesidad de ser constante en los entrenamientos o en el trabajo y de no cejar en el empeño de trabajar en equipo. También dio capital importancia a la formación continua, clave para “ser diferente siendo dueño de uno mismo”. Romay quiso transmitir un último mensaje al público congregado en la sala Opal del Grau de Castelló: poner pasión en todas las facetas de la vida. Un mensaje con el que se quedaron todos los profesionales asistentes, que también pudieron comprobar la calidad humana del mito del basket en el prolongado photocall en el que se fotografió con multitud de personas.

Noticia anteriorPróxima noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend