N98 | Hogar y comunidades desde la óptica de la gestión de riesgos

Diez claves para gerenciar correctamente y estudiar la póliza de hogar de tu cliente

Por Sergio Villar, CEO SV Risk Consulting

Más de seis millones de viviendas no están aseguradas en España, a pesar de que el 15% de los hogares sufre algún accidente doméstico durante el último año, siendo el coste medio del siniestro indemnizado de unos 400 euros.

Si analizamos los tipos de siniestros que sufren los hogares españoles, según datos de ICEA, el 32,9% de los siniestros son daños por agua, seguidos por la rotura de cristales (19,3%), los daños causados por fenómenos atmosféricos (6,9%) y los robos o daños por robo o tentativa (6,7%).

Para gerenciar un riesgo de hogar y conseguir una correcta contratación, de manera fácil voy a aportar diez claves sencillas para que tengas en cuenta a la hora de estudiar la póliza de hogar de tu cliente.

1.- Tu proyecto de póliza no puede ser un “copia y pega” de la póliza anterior. No des por sentado que la póliza que tenía tu cliente estaba bien hecha. Estudia desde cero los riesgos.

2.- Comprueba que la información que te traslada el asegurado es la correcta. Hoy en día realizar una comprobación es sencillo con las nuevas tecnologías. Características de la vivienda y su uso son esenciales. Puedes utilizar la sede virtual del catastro para comprobar superficies, así como Google Earth para verificar su ubicación y ver imágenes de fachada principal, terrazas, etc… para más o menos orientarte de la calidad constructiva del exterior, protecciones, estado de conservación, contexto urbanístico, etc…

3.- Acostumbra a tus clientes a realizar un inventario de su contenido. Hacer una lista sobre los bienes que se encuentran en la vivienda ayuda a tomar conciencia de la realidad sobre los bienes que llegamos a tener dentro de casa y esto nos ayudará a determinar el valor de los mismos con mayor exactitud. Es muy probable que no todos nos faciliten esta información, y para evitar asegurarlos de forma incorrecta, debes tener en cuenta que 6.000 euros es el contenido mínimo por ocupante de una vivienda de calidad media. Esta referencia te puede ayudar a orientarte y obtener el contenido mínimo según el número de personas que forman el conjunto familiar de la vivienda, pero es necesario facilitar cuantos más datos a la compañía, para que así se tenga en cuenta el verdadero valor de los bienes asegurables y que se adapte el contrato a ello. Tan importante es fijar con exactitud una cifra del contenido como actualizarlo anualmente. La importancia de esto radica en que si se hace una reforma de la vivienda o se van sumando bienes al mismo, su valor aumenta por uno u otro motivo, y la aseguradora no lo tendrá en cuenta si no se actualiza la información. La tecnología nos puede ayudar a que de manera automática tus clientes reciban por tu parte una notificación anualmente para revisar los capitales y ajustarlos a la realidad.

4.- Analiza cómo evitar la aplicación de regla proporcional si en caso de siniestro te encuentras ante una situación de infraseguro, ya que esta busca compensar la diferencia que existe entre la prima pagada en base a los bienes asegurados y la que debía pagarse respecto al valor asegurable, es decir, asegurar la vivienda de forma correcta.

La ley recoge algunos derechos renunciables por parte de las aseguradoras, entre los que se encuentran estas cláusulas para evitar que los asegurados se vean perjudicados con este tipo de ajustes; estas pueden estar incluidas de forma opcional o por defecto (varía con cada compañía). Entre las cláusulas que suelen tener los contratos para evitar el infraseguro se encuentran:

El margen de error es un tipo de cláusula que deroga la aplicación de la regla proporcional, siempre que el margen de infraseguro sea inferior al 10-15%. Destacar que algunas aseguradoras ofrecen un margen mayor.

El capital mínimo asegurado o sugerido es cuando la aseguradora se compromete a no aplicar la regla proporcional, si se asegura un capital mínimo o sugerido por ella en la póliza o si los metros cuadrados de la misma se corresponden con la realidad pero lo que ha variado a sido la repercusión económica sobre la superficie.

La compensación de capitales está prevista para compensar el exceso con el defecto, es decir, permite compensar el sobreseguro con el infraseguro, y si bien en otros ramos en algo más complejo, en hogar es sencilla la compensación del capital asegurado entre el continente y el contenido.

5.- Controla cómo define cada compañía en póliza el concepto “joyas” y “objetos de valor especial”. Siguiendo con el punto anterior y el establecimiento de capitales, este punto puede dar lugar a que en caso de siniestro no haya cobertura por desconocimiento o mala interpretación de lo que cada aseguradora considera estos objetos tan codiciados por los cacos en caso de robo. Aunque puede ser una obviedad, hay una disparidad de criterios en este sentido en los condicionados actuales del mercado asegurador.

6.- Se le llama rey del siniestro a los daños por agua porque son de mayor siniestralidad, más de un 30% en hogar y comunidades. Este aspecto es de suma importancia y debemos controlarlo a la hora de estudiar un riesgo de este tipo, ya que su frecuencia o probabilidad de ocurrencia es alta y también su severidad es elevada. No solo el incendio es capaz de producir grandes daños y destruir totalmente una vivienda o edificio, también el agua es devastadora y por eso debemos profundizar en esta materia. Tenemos que saber que el agua puede ser conducida o no, de manera que hablamos del agua limpia o no que discurre por tuberías; y la de lluvia que se precipita desde la atmosfera y es recogida por cubiertas, terrazas, fachadas, etc… Dentro de las conducidas, es decir, las que van por tubería, diferenciamos las que fluyen por gravedad o por presión, es decir, desagüe o distribución, siendo las ultimas las más peligrosas porque son capaces de expulsar gran cantidad de agua en caso de rotura y porque en la mayoría de las ocasiones se encuentran enterradas u ocultas, hecho que puede dificultar su localización y así mismo su reparación. Lo más importante, localizar de quién es la tubería o instalación que está causando el daño. El responsable de la misma será el que asuma los costes de reparar así como todos los daños y perjuicios derivados de la fuga o rotura.

Otra forma en la que el agua puede manifestarse y hacer daño, es por inclemencias meteorológicas. En ese caso habría que ver por dónde está entrando el agua al interior de la vivienda o comunidad. Si es por una terraza, cubierta, fachada, etc… Habrá que tener muy claro si se cumplen las condiciones mínimas para cubrir los posibles daños por la lluvia; que salvo una flagrante falta de mantenimiento o negligencia grave, los daños causados a un tercero, se cubrirían por la garantía de Responsabilidad Civil.

7.- Tan importante o más es el daño propio como los daños a terceros. Ojo con la RC, ya que muchas veces, el mayor riesgo lo tenemos en los daños que podemos ocasionar a otros como por el ejemplo por el agua. Está claro que no podemos conocer el valor del contenido que hay en cada casa, pero el consejo es que siempre exista una cobertura mínima de RC y RC de daños por agua de 300.000 euros, teniendo en cuenta los sublímites existentes que nos pueden dar una sorpresa en caso de siniestro.

8.- Contratar dos seguros para cubrir un mismo objeto no suele implicar una doble protección ya que no da derecho a cobrar una doble indemnización. Por eso es importante tener muy en cuenta el concepto de concurrencia de seguros, una situación muy común en el ramo hogar y comunidad. La concurrencia de seguros es una situación en la que un mismo objeto está cubierto por diferentes seguros del mismo tipo y durante el mismo periodo de tiempo, de manera que si este sufre un siniestro, cada compañía de seguros abonará una parte de la indemnización, en proporción a la propia suma asegurada, sin que se supere la cuantía del daño.

9.- Utiliza los detalles de las garantías para ofrecer un valor añadido, es ahí donde se encuentran las diferencias, porque casi todas las pólizas de hogar y comunidad del mercado son muy similares en cuanto a coberturas y las principales diferencias las podemos encontrar en la garantía de atraco fuera del hogar, los daños estéticos (unos cubren al continente y contenido, y otras sólo al continente), los daños eléctricos, atascos, control de plagas y multitud de garantías complementarias innovadoras como bricolaje, asistencia informática, etc…

10.- Asesora y nunca dejes de formarte. Por un lado resaltar que es de suma importancia la formación continua y reciclaje del conocimiento para la puesta en práctica en el asesoramiento al cliente. Los que asesoramos sabemos que estar al lado del cliente es ofrecerle lo que verdaderamente necesita y ayudarlo cuando tiene una contingencia, por eso seremos valiosos para ellos, por aportar valor.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend