N98 | Rico: “Debemos ser capaces de seguir aportando a la sociedad tranquilidad”

Enrique Jorge Rico
Consejero delegado de Unión Alcoyana Seguros

Unión Alcoyana culmina un plan estratégico que puso el foco en los retos de la digitalización, además de vivir el relevo de Enrique Rico como consejero delegado en la persona de Enrique Jorge Rico, que nos recibe en la sede social de la entidad para hablar de estos y otros temas de interés.

Este año finaliza el Plan Estratégico 2017/2019 de Unión Alcoyana. ¿Cuáles son las principales conclusiones que extrae?
Estamos en pleno proceso de valoración. En 2016 intentamos prever la evolución de los tres siguientes años y cómo nos debíamos adaptar a los cambios que, de algún modo, anticipábamos. Al respecto, podemos decir que hubo un razonable nivel de acierto. En la evolución del ciclo económico, nuestra previsión también se cumplió. Es el caso de la introducción del elemento geopolítico, con variables tan potentes como el Brexit o las políticas de Donald Trump. También hicimos una previsión de cómo íbamos a adaptarnos a los cambios tecnológicos y diseñamos un camino que, en gran parte, se ha conseguido.

Nos marcamos crecer de manera sostenible, con una rentabilidad que nos permitiera reforzar la estructura, retribuir de manera adecuada a nuestros accionistas y, sobre todo, seguir consolidando las condiciones de nuestra plantilla y nuestra red de mediación. Los cambios han sido numerosos en estos tres años, y hemos cumplido mayoritariamente los objetivos. En general, el plan ha sido completado en un 90%, aunque no podemos ser complacientes: nos hubiera gustado hacer más y mejor.

Unión Alcoyana es una entidad que trata de renovar y mejorar constantemente su cartera de productos, respondiendo a las necesidades de sus clientes. Uno de los más novedosos es Unión Ciber. ¿Cómo se está desarrollando su comercialización?
Debemos estar preparados para el mundo que nos viene. El producto ciber fue una petición que surgió desde dentro de la organización, que asumimos como un reto para probar nuestra capacidad de evolución. Nos obligamos a configurar un producto que no conocíamos con el objetivo de entenderlo y aprender, para poner a disposición de nuestros clientes un producto con un gran potencial en el futuro. Actualmente la sociedad no es consciente de los riesgos cibernéticos a los que se expone, lo que obliga a ser muy didácticos. Cuando se haya producido esta sensibilización, el propio seguro de ciber debe actuar como facilitador para la venta del mismo. Ciertamente el mercado en ciber, en España y en el momento actual, es muy pequeño, pero tenemos claro que la implantación de este producto es gradual, y que nuestra organización ya está preparada.

También en otros ramos más maduros Unión Alcoyana trata de innovar, como es el caso de Decesos. ¿Cuáles son las principales novedades al respecto?
La comercialización del producto decesos, gracias al acuerdo con Expertia, del Grupo Preventiva, está funcionando muy bien. Para nosotros era muy importante complementar la cartera de nuestros mediadores, ya que debemos ofrecer al cliente las máximas coberturas. Este ramo está en manos de expertos y cuando surgió la oportunidad, ha resultado un gran acierto contar con uno de ellos. Como resultado, tenemos un producto que ya se está consolidando en la cartera de nuestros mediadores.

En los colegios profesionales se están llevando a cabo, en los últimos meses, diferentes jornadas para formar al mediador en una cuestión tan importante, como los seguros de responsabilidad civil. ¿Unión Alcoyana tiene una respuesta para ellos?
Unión Alcoyana siempre ha sido aseguradora de RC. Es un ramo en crecimiento. Entre otras cosas, porque avanzamos hacia una sociedad cada vez más proteccionista, lo que nos lleva a un mayor desarrollo de este producto. Por otra parte, y cada vez en mayor medida, aumentan los seguros obligatorios. Pero hace falta un planteamiento adecuado para poder asumir determinados riesgos, sobre todo cuando desarrollas actividades comerciales o empresariales. Por lo que, tanto el diseño de las coberturas, como la propia suscripción, se deben hacer con gran rigor.

El mercado asegurador se enfrenta a un cliente que, cada vez en mayor medida, es digital. ¿La entidad está haciendo los deberes en cuanto a su relación con sus asegurados aplicando las tecnologías de la información y la comunicación?
La digitalización, desde el punto de vista operativo, es una gran ventaja. La parte más complicada es el modelo de relación con el cliente, pero todo lo que se pueda digitalizar se hará. No es el qué, sino el cómo se hace.
Nosotros somos una compañía de mediadores, y la digitalización debe tener como objetivo simplificar los procesos de relación interna y externa. Estamos en un mundo hibridado, en el que los estados puros no existen, y las herramientas digitales han llegado para quedarse. Lo que hagamos con ellas es nuestra responsabilidad. En nuestro caso la importancia de la mediación es creciente: todos somos, sobre el papel, unos expertos para comprar por Internet, pero necesitamos un soporte real detrás. En definitiva, la mediación es fundamental para acompañar al cliente, sobre todo cuando hay riesgos cada vez más complejos, en los que se requiere la colaboración de un experto para asesorar y acompañar al cliente, con un producto bien diseñado desde el origen. Por eso, Unión Alcoyana cuenta y debe contar con los mediadores profesionales, en este camino.

La entidad tiene a gala destacar la importancia de la mediación profesional en su estrategia y de poner al cliente, en el centro de su acción. ¿Cómo se potencian estos aspectos desde Unión Alcoyana?
Tratando de ser como hemos sido siempre. Si Unión Alcoyana Seguros tiene algo bueno es que intentamos hablar con todo el mundo, ayudando a la gente que está con nosotros, dialogando y comprendiendo sus temores y necesidades. Para ello debemos tener muy claras las líneas de actuación, que en nuestro caso son los valores sobre los que se sustenta la compañía, a lo que no podemos renunciar. Es cierto que debemos redefinir qué podemos hacer cada uno en la cadena de valor. Por nuestra parte, la compañía puede analizar datos y aportar capacidades y soluciones que beneficien a los mediadores, como por ejemplo los algoritmos que estamos aplicando para prevenir riesgos de fuga en las carteras.

Una de las preocupaciones de los mediadores profesionales es el reto de la continuidad de sus despachos. ¿Unión Alcoyana orienta de algún modo a su red de mediadores para aclarar este camino?
En nuestro caso ya contamos con mediadores de cuarta generación, lo que significa que algo habremos hecho bien, en estos 142 años de historia. Hay que tener una gran sensibilidad en estos procesos, en los que casi siempre se trata de empresas familiares. En Unión Alcoyana Seguros siempre hemos estado abiertos a acompañar y a asesorar en los procesos de sucesión de nuestros mediadores, tratando de entender sus necesidades y respetando el camino elegido. No hay más secreto que escuchar y dialogar, y partir de la base de que casi todo tiene solución.

Una cuestión que preocupa profundamente a todo el sector es el retraso en la tramitación de la nueva Ley de Distribución. ¿Qué supone esta demora para las aseguradoras?
Durante los últimos meses he revisado los dos últimos planes estratégicos que hemos redactado, y en ellos quedaba escrito como uno de los objetivos principales la adaptación a la directiva europea. Y partiendo de lo previsto en el último anteproyecto de Ley de Distribución, hoy por hoy, estamos adaptados completamente a este texto, tanto la compañía como nuestra red de mediación, invirtiendo muchos recursos para estar preparados.

Este año Unión Alcoyana ha vivido el relevo de Enrique Rico como consejero delegado. ¿Qué supone para usted asumir esta responsabilidad?
No soy objetivo ni puedo serlo. Ha marcado una época dentro de la compañía y lo continuará haciendo, porque se sigue haciendo notar en el día a día. Desde que asumió la dirección general en 1972, es una parte importantísima de nuestra historia, con todos los cambios que ha promovido y que nos han hecho llegar hasta aquí. En definitiva, si la compañía es lo que es, lo es gracias a él y a su equipo.

¿Cuál es el posicionamiento de Unión Alcoyana para el futuro?
El próximo plan estratégico se aprueba en el consejo de administración de diciembre, y tendrá un carácter continuista con respecto a los anteriores. El 2013-2016 se hizo en un momento en que vislumbrábamos el final de la crisis, con el reto añadido de la adaptación a Solvencia II y al nuevo baremo. En el de 2016-2019 fue la digitalización, y ahora los ejes principales serán cerrar todas las cuestiones pendientes.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend