N91 | SAX. Un paraje único

Sax es un municipio valenciano situado en la provincia de Alicante y perteneciente a la comarca del Alto Vinalopó que actualmente cuenta con más de 10.000 habitantes, que reciben el nombre de sajeños.

La historia de Sax se remonta al siglo II, cuando las tropas musulmanas se asentaban con sus familias en determinados lugares, hasta que en el año 1239 los caballeros aragoneses de la Orden de Calatrava les conquistaron esos terrenos. Años después Sax y los territorios colindantes pertenecieron al señorío de Enrique de Villena. A su muerte en el año 1445, el municipio de Sax y todo su señorío pasó a manos de la familia Pacheco, hasta que los Reyes Católicos lo reincorporaron a la Corona en 1480.

El término municipal de Sax cuenta con importantes reclamos para el turista debido a su extenso patrimonio histórico, formado por el Castillo, la Ermita de San Blas, la Iglesia de la Asunción, la Colina de Santa Eulalia, la Ermita de la Soledad, así como sus rutas y zonas verdes.

El Castillo de Sax es una imponente fortaleza que data del siglo X, cuando fue construido por los musulmanes sobre una gran peña que domina todo el valle de Vinalopó. A través de una escalera que asciende desde la Ermita de San Blas hasta el Castillo, los turistas pueden disfrutar de las mejores vistas y panorámicas del pueblo. Además, hoy en día se puede ver el interior del Castillo con las visitas guiadas que organiza el Ayuntamiento.

Por otro lado, uno de los pozos de nieve más visitado de la Comunidad Valenciana, es el que se encuentra en este municipio, justo en la ladera norte bajo el Castillo. Antiguamente, en estos pozos se “fabricaba” el hielo que después se utilizaba para transportar pescado, conservar los alimentos, enfriar el vino… pero con la aparición de los frigoríficos estos pozos quedaron inservibles y fueron desapareciendo.

Otra de las visitas obligadas es a la Ermita de San Blas, en la que se encuentra la imagen de San Blas, Patrono del pueblo. Debido a los rasgos de su construcción, algunos historiadores la sitúan entre los siglos XIII y XIV. La ermita está formada por arcos ojivales, un pórtico cubierto, nave con muros… que la hacen única. Esta ermita está situada en pleno Casco Histórico, cuyo origen árabe queda manifestado en sus calles y en los diferentes edificios que datan de la segunda mitad del siglo XIX como es la Casa de la Comparsa de Caballeros de Cardona, la Casa de la Inquisición… entre otras.

Una de las joyas arquitectónicas que a día de hoy está por descubrir es la Colonia de Santa Eulalia, un precioso paraje entre Sax y Villena. A pesar de su avanzado deterioro, tiene un gran valor arquitectónico y patrimonial. Otra curiosidad de este lugar, es la leyenda que cuenta la trágica historia de una pareja de Condes muy adinerados que habían fundado una aldea llamada Los Prados de Santa Eulalia. Dentro de esta colonia se distinguen diferentes edificios, como es el Teatro de Cervantes, el Palacio o la fuente de Don Antonio.

Por otro lado, si eres amante de la naturaleza y buscas pasar un fin de semana diferente, puedes visitar los bosques de El Plano, una zona recreativa formada por miles de pinos o si prefieres tener vistas espectaculares puedes realizar algunas de las rutas de la Sierra de la Cabrera, cuya máxima altura es el pico de la Moneda con casi 900 metros. Para realizar senderismo, hay dos rutas homologadas por la Diputación de Alicante: el GR-7, un sendero de gran recorrido y el PRV-25, de menor recorrido.

Si tienes la suerte de visitar Sax durante sus fiestas de Moros y Cristianos podrás volver a vivir la Época Medieval. Fue en el año 1727, cuando los habitantes de este municipio se comprometieron a celebrar la festividad de los Moros y Cristianos en honor de San Blas, rememorando la reconquista de la villa por las tropas de Jaime I en 1239. En su origen, la fiesta era solo un acto religioso que se celebraba el día 3 de febrero, hoy en día se organiza un programa completo de actividades.

Otro de los motivos para visitar el municipio es su excelente y rica variedad gastronómica, donde los platos tradicionales recuperan protagonismo. No puedes irte sin probar el gazpacho sajeño, el arroz con conejo, la gachamiga batida o las pelotas de relleno. Junto a estos platos puedes disfrutar de los vinos embotellados más representativos de la Cooperativa de Sax como los blancos “Castillo de Sax”, el tinto “Castillo de Sax” o “El Tropezón”.

En cuanto a la repostería destacan los mantecados, rosigones, rajadillo, mostachones, rollicos de aguardiente, sequillos, suspiros, toñas, rollicos cazadores y rollos de leche.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend