Unión Alcoyana diseña un plan en el que los empleados deciden voluntariamente asistir a la oficina, una vez finalizado el estado de alarma

Desde el inicio de la pandemia, Unión Alcoyana ha centrado todos sus esfuerzos en adaptarse a la nueva situación generada, con la premisa de escuchar y acompañar las necesidades de todos sus grupos de interés. Por ello, y con el ánimo de proteger a sus empleados mientras se prestaba el mismo servicio a sus clientes, se potenció el teletrabajo.

Posteriormente, con el avance de la desescalada, ofreció la posibilidad a todos los empleados de realizarse, voluntariamente, el test de serología. Abrió sus Sucursales en horario especial y, posteriormente, su equipo comercial inició las visitas presenciales a la mediación, siguiendo siempre las pautas oficiales y con todas las medidas de seguridad. Incluso celebró su Junta General de Accionistas el pasado 15 de junio, de manera telemática.

Ahora, y no existiendo una vacuna ni tratamiento frente a la Covid-19, fuentes de la compañía afirman que “nos encontramos en la obligación de actuar con prudencia, porque lo primero es no poner en riesgo la salud de las personas, sus familias y su entorno”. Por este motivo, la entidad ha diseñado un plan flexible y con gran sensibilidad hacia los empleados de la oficina, dirigido especialmente a aquellos puestos cuyas funciones no exigen la presencialidad. De este modo, se sigue con la modalidad de teletrabajo, especialmente para las personas vulnerables y para aquellas que necesitan conciliar, para el cuidado de menores o mayores. Para los empleados que no se encuentran en ninguna de las circunstancias anteriores, Unión Alcoyana ofrece la posibilidad de que cada persona decida, de forma totalmente voluntaria, desde dónde quiere trabajar: si desde la oficina o desde casa.

Para ello, se han realizado dos grupos que, por semanas alternas, puede acudir a trabajar a la oficina, si así lo desean. Para minimizar el riesgo de contagio, la compañía ha adoptado todas las medidas de higiene, seguridad y prevención recomendadas.

La comunicación interna de este plan de desescalada la realizó la pasada semana y en primer lugar Enrique Jorge Rico, Consejero Delegado de la compañía. Lo hizo a través de un vídeo, en el que además, agradeció el compromiso de todos hacia la compañía. Posteriormente, se facilitó a los empleados una guía completa del plan de desescalada por fases, las normas en el centro de trabajo, las medidas preventivas y la formación en PRL. La explicación de esta guía se reforzó con un ciclo de videoconferencias por grupos, dirigidas por Araceli Mira, Directora de Gestión y Desarrollo de Personas.

Noticia anteriorPróxima noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend